El uso del nebulizador industrial

Hoy, en Maquinaria e Industria, hablaremos de un producto cada día más necesario para las empresas industriales. Gracias a la aportación de una de las distribuidoras de dicho producto, Espirales CHIA, explicaremos la función de un Nebulizador Industrial en el día a día del sector.

Un Nebulizador o Cañón Evaporador, como también es conocido, es un tubo de grandes dimensiones cuyo objetivo principal es reducir la formación de polvo en el ambiente. A continuación, expondremos sus características y funciones principales:

  • Normalmente el tubo está fabricado con forma cónica.
  • En su interior, cuenta con un potente ventilador o turbina (de 3Kw de potencia aproximadamente)
  • Contiene elementos pulverizadores de agua en la salida del tubo.
  • El tamaño puede variar según el uso y actividad a la que esté destinado.
  • Su peso ronda entre los 150 kg y los 320 kg.
  • El peso dependerá si el nebulizador lleva incorporado el remolque para facilitar su traslado y colocación.
  • Los cañones evaporadores también ofrecen la posibilidad de rotar vertical u horizontalmente a través de un trinquete para adaptarse al espacio y cubrir superficies aún mayores.

Nebulizador

 

En cuanto a las funciones que cumplen dentro de la actividad industrial, las principales son las siguientes:

  • Tratamiento del polvo producido en los procesos por medio de la pulverización del agua; talleres, almacenes, demoliciones, obras, canteras, explotaciones, etc.
  • Humidificación y refrigeración del ambiente en zonas de calor o contaminadas; almacenes, transformación de metales y producción a altas temperaturas.
  • Eliminación de olores en zonas industriales y plantas de depuración y/o reciclaje.

Ambientalmente, el Nebulizador es un gran mecanismo de adaptación a los tan necesarios procesos ecológicos exigidos en el sector industrial. Además, supone una de las tecnologías más avanzadas para el tratamiento y eliminación de polvo y residuos ambientales. Tal es su utilidad que está probada su eficacia en la reducción de la contaminación atmosférica. En espacios propensos a una continua generación de partículas residuales, ayuda a controlar la formación de nubes infectadas, minimizando riesgos contra la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.